Archivo del blog

sábado, 14 de agosto de 2010

कास्संद्र य लोस complejos

Casandra y sus complejosÉrase que se era una mujer llamada Casandra, princesa troyana hija de Príamo y Hécuba, a la que el dios Apolo, conocido y reconocido ligón, le puso los ojillos encima y le comenzó a tirar todos los tejos que sólo un dios bello y seductor puede lanzarle a una hermosa mujer. Pero ella, que sabía que Apolo era un mujerigo y un superficial vacilón del Olimpo, un !aquí te pillo, aquí te mato" de las galaxias, y que luego se olvidaba de sus promesas en caliente, se le resistía continuamente, hasta que el hombre, aunque divino, hombre al fín y al cabo, le prometió un don, el de la adivinación, si por fín se entregaba a sus requerimientos,.Vamos, que le concedería que fuera una adivina infalible si se iba con él a la era de Troya.

Ante una proposición semejante, la bella Casandra, que aún no se había dejado seducir, al menos comenzó a dejarse instruir por Apolo en las artes de las profecias, de las adivinaciones, algo que a la muchacha le llegó a encantar pero que orgullosa y, al parecer, muy poco sensible al encabronamiento de Apolo, sintiéndose tan dichosa e invulnerable con la gracia concedida, se olvidó del trato con el dios y se atrevió a desairarle, hasta el punto que le rechazó olímpica y definitívamente.

Algo que lamentaría el resto de sus días.

Apolo, que mucho dios del sol y muy ligón y tal y cual, pero que se tomó el rechazo de muy mala manera, decidió que no le arrebataría el ya concedido don de prever el futuro, de la adivinación, que la jodería mucho más si, conservándole éste, le arretaba el de la persuasión, de modo que pronosticara lo que pronosticase, aquello se cumpliría efectívamente, pero nadie iba a creer a Casandra, y la tomarían por una loca incluso cuando con el tiempo se fueran cumpliendo sus precisas advertencias. Para los demás ella ya no sería nada más que una vidente loca y patética, algo así como la patética Aramís Fuster, fíjate qué putada, casi tan patética como Rajoy (casi, porque tanto sería imposible ya que este ni acierta nunca ninguna de sus profecías de desastres y, además, ya nadie le hace caso, salvo unos cuantos tontos de los cojones (El alcalde de Getafe dixit) y muchos, la mayoría, ya lo tenemos por un ridículo y loco cenizo. "La Casandra de Pontevedra", le llaman algunos maliciosos.

A partir de ahí, como decimos, Casandra fué viendo como sus profecías, parece que se había especializado en las de las desgracias (como Rajoy), se cumplían inexorablemente pero, a la vez, comprobaba con horror que nadie las creía en ningún caso.

Nadie la creyó cuando adrvirtió que la desgracia se cerniría sobre la ciudad cuando su hermano Paris trajo a Helena, una mujer divinamente preciosa, y caprichito sexuar del apuesto Paris y a la sazón esposa de Melenao, rey de Esparta. Parece ser que la bella Helena accedió a ser raptada por el muchacho y, como advirtió Casandra, a la postre sería la causa nada menos que de la destrucción de Troya cuando los ejércitos aqueos vinieron a rescatarla.

Casandra también intentó en vano evitar que dejaran entrar a la ciudad al enorme caballo de madera (el famoso Caballo de Troya, vamos), que escondía en sus entrañas a los guerreros aqueos, y advirtió hasta la desesperación que se trataba de una trampa.....

....Como habrá adivinado mi sagaz lector (si, tú, el lector despistado que se ha perdido en este blog!!) nadie creyó a aquella loca (Apolo debió de disfrutar mucho del fruto de sus divinos y resentidos manejos). No sólo eso: Casandra, adivina que era de desgracias, adivinó que uno de los guerreros que habían entrado a la ciudad en la enorme panza de madera del caballo la iba a secuestrar con muy aviesas intenciones y, horrorizada ante lo que se le venía encima, intentó huir. Pero el destino no entiende de profecías ( si entendiera no se cumpliría) y en forma de Ayax, que así se llamaba el guerrero aqueo y que había quedado prendado de su belleza, otro, la alcanzó en el templo de Atenea y allí mismo la violó.

Dicen las crónicas que la estatua de Atenea, escandalizada ante la afrenta de la violación de una troyana en su propio templo, comenzó a retumbar hasta llamar la atención de varios guerreros troyanos que, que no se acabe la fiesta de la violencia, lapidaron allí mismo al violador.

======================================================================================

1 comentario:

Gato dijo...

muy buena manera de contar la historia de Casandra! =D
También le dieron la juventud eterna dicen algunos relatos. Capaz te guste la canción Casandra de ismael Serrano XD